Planificación participativa del paisaje para la protección de las aves playeras del Humedal Tubul-Raqui

Estado

Ejecutado

El 27 de febrero del 2010 el área fue golpeada por un mega-terremoto y tsunami (Mw=8,8) con impactos catastróficos. Uno de estos fue el levantamiento cosísmico de 1,6 metros, cambiando las condiciones geomorfológicas y ambientales del Humedal. Servicios ecosistémicos relevantes se vieron fuertemente disminuidos y muchos usuarios se volcaron a la pesca artesanal en el mar, rompiéndose aquellos vínculos con el estuario y sus “budes”. Igualmente, iniciativas tendientes a proteger el Humedal se vieron interrumpidas post-terremoto.

Han pasado 10 años y gracias al trabajo de organizaciones locales, la Seremi del Medio Ambiente del Biobío, y el Programa de Becarios para Soluciones Costeras, este relevante humedal costero podría ser declarado como Santuario de la Naturaleza, lo que constituye un paso muy relevante para su conservación. Nuestro proyecto se inserta dentro de este desafío: declarar al Tubul-Raqui como Santuario de la Naturaleza, donde actualmente estamos apoyando a la Seremi del Medio Ambiente en este proceso. Adicionalmente, nuestro trabajo apunta a generar una planificación participativa del paisaje que promueva una reconexión entre las comunidades locales y el Humedal Tubul-Raqui, a través de estructuras arquitectónicas que permitan activar tanto la memoria biocultural de sus visitantes y un mayor conocimiento de las aves del lugar.

Resultados del Proyecto

Nuestra principal meta para el año 2021 es tener en pleno funcionamiento un modelo integral -e intercultural- de conservación del Humedal Tubul-Raqui, no solo por su relevancia a nivel regional, también por constituir un sitio prioritario para las aves playeras a lo largo de la Ruta Migratoria del Pacífico en América. Para lograr esta meta, queremos alcanzar los siguientes resultados: 1) Santuario de la Naturaleza Humedal Tubul-Raqui creado oficialmente; 2) Estructuras arquitectónicas utilizadas como espacios de aprendizaje y activación de memoria biocultural por los habitantes de las distintas comunidades locales que viven próximas al Humedal, así como un espacio para que estos usuarios se conecten con la memoria biocultural del Humedal Tubul-Raqui: 3) Hábitats protegidos para las poblaciones de aves playeras migratorias que visitan el Humedal; y 4) Plataforma de gobernanza multinivel en funcionamiento, que ponga en marcha un Plan de Manejo del Santuario de la Naturaleza Humedal Tubul-Raqui.

Medidas de Éxito

Para alcanzar los resultados señalados anteriormente, existen las siguientes medidas (indicadores) de éxito: 1) Expediente para la declaración del Santuario de la Naturaleza Humedal Tubul-Raqui, entregado oficialmente a las autoridades competentes; 2) Construcción de 1 estructura arquitectónica para el avistamiento de aves y para reconexión con la memoria biocultural del Humedal, en la zona de la desembocadura, donde convergen los ríos Raqui y Tubul; 3) Todas las especies del orden Charadriiformes identificadas en el Humedal y sus hábitats críticos (refugio y alimentación) incluidas formalmente como objetos de conservación de filtro fino y grueso dentro del Plan de Manejo del Santuario; 4) Roles, responsabilidades y compromisos ratificados por cada uno de los actores clave para la gestión del Humedal Tubul-Raqui (propietarios, organizaciones locales y actores gubernamentales), para la gestión y puesta en marcha del Plan de Manejo del Santuario de la Naturaleza, incorporando fechas, indicadores de monitoreo y presupuestos asociados.

Organización a Cargo del Proyecto

Programa de Becarios para Soluciones Costeras.

Socios

Universidad de Concepción, Laboratorio de Estudios del Antropoceno, Red de Observadores de Aves y Vida Silvestre, Agrupación Protectora Humedal Tubul-Raqui y Asociación Gremial de Pescadores Artesanales de Tubul

Financiadores

Programa de Becarios para Soluciones Costeras.

Fecha de Comienzo – Fecha de Finalización

2020 – 2022

Región

BioBío (VIII)

Ubicación

El Humedal Tubul-Raqui (viento fuerte y bandurria en mapudungun) está ubicado en el golfo de Arauco (37°13’S-73°26’O). Es considerado el más importante de la región del Biobío, por su gran extensión (2.238 hectáreas) y biodiversidad. En su desembocadura, confluyen los ríos Tubul y Raqui, de origen costero y pluvial, generando un estuario intermareal, de tipo marisma, donde destaca un marcado gradiente de salinidad, debido al encuentro de aguas de origen marino-costero y continentales. La heterogeneidad de condiciones bióticas y abióticas, permiten la existencia de diversos paisajes y hábitats, convirtiendo al Humedal Tubul-Raqui como sitio de relevancia mundial para la nidificación, refugio y descanso de numerosas especies de aves residentes, parcialmente residentes y migratorias. Debido a su riqueza, el humedal Tubul-Raqui fue declarado Sitio Prioritario bajo la Estrategia Nacional para la Conservación de la Biodiversidad, y es uno de los 170 sitios críticos para la Ruta Migratoria de aves del Pacífico en las Américas. Este Humedal, o “menoko”, alberga también una gran memoria biocultural, y es considerado por comunidades mapuches-lafkenches como un sitio sagrado, pues obtienen de él diversos beneficios espirituales, particularmente el Newen (fuerza) vinculado al agua. El Humedal ha entregado históricamente diversos servicios ecosistémicos a las comunidades locales, quienes por generaciones han dependido de la riqueza biológica de este complejo ecosistema, constituyéndose lo que nosotros denominamos una comunidad-humedal.

Desafíos

El principal desafío que observamos para poner en marcha nuestro plan es que la mayor parte del Humedal corresponde a tierras privadas, por lo que el trabajo con estos actores es fundamental. Sobre todo, con aquellos propietarios que realizan actividades de ganadería y agricultura en la marisma, pues dependiendo de la intensidad de estas prácticas, muchas pueden considerarse como extremadamente perjudiciales para la integridad ecológica del Humedal. Otro desafío igualmente relevante es alcanzar los compromisos por parte de organizaciones comunitarias locales y propietarios, a fin de erigir un modelo de gobernanza que vaya más allá de los principios de co-manejo. Esto es muy relevante, pues los Santuarios de la Naturaleza en Chile son por lo general administrados por actores no-gubernamentales, por lo que el rol de actores locales y privados es fundamental. Otro desafío es incorporar dentro del Plan de Manejo aquellas amenazas que pongan en riesgo los objetos de conservación del Santuario y por supuesto la sustentabilidad de este ecosistema tan relevante para miles de personas en el Golfo de Arauco.

Necesidades

Existen muchas necesidades, las más apremiantes es generar sistemas efectivos para la gestión de residuos, evitando la generación de microbasurales en las riberas del Humedal. Igualmente generar alternativas de manejo para evitar incendios en el Humedal, sobre todo en la época estival. Otra necesidad es actualizar una línea base de la marisma, para lo cual estamos trabajando en la actualidad, en base principalmente a la recopilación de literatura y publicaciones generadas post-terremoto. Pero, la principal necesidad es declarar el Santuario de la Naturaleza Humedal Tubul-Raqui, con un Plan de Manejo sólido y un modelo de financiación claro.

Contacto

Manuela Erazo

mbe36@cornell.edu

Compartir

Más proyectos

de nuestra comunidad

En ejecución

Red de reservas costeras

CECPAN

En ejecución

Focas como observadores dinámicos: midiendo cambios oceanográficos costeros del sur de Chile

Universidad de Valparaíso

En ejecución

Un santuario para el gaviotín chico en Mejillones

Fundación para la Sustentabilidad del Gaviotín Chico

En ejecución

Red para la protección de las aves playeras

Red de Observadores de Aves y Vida Silvestre de Chile (ROC)

En ejecución

Red de áreas protegidas terrestres y marinas Melimoyu – Tictoc – Corcovado, en la Patagonia Noroeste de Chile

Fundación Melimoyu