Y el proyecto de ley de rompientes: “Espero que de aquí a dos años estemos listos”

Por: Tomás Moggia Cárdenas

El año pasado, la Fundación Rompientes organizó una serie de encuentros virtuales cuyo objetivo era levantar información que ayudara a complementar un sólido proyecto de ley de protección de rompientes para Chile, involucrando de forma participativa a la comunidad de tablistas, usuarios de la costa, autoridades y diversos expertos. Un trabajo que sirvió tanto para justificar la necesidad de la ley, visibilizando una serie de problemáticas, como para nutrir el articulado.

El texto del proyecto de ley entró el año 2018 a la Comisión de Educación y Cultura del Senado tras ser presentado por la Asociación de Surf de Arica con apoyo del senador José Durana. Desde entonces, ha dado dos pasos importantes a lo largo de su tramitación legislativa: primero fue el traspaso de la iniciativa legal a la Comisión de Medio Ambiente, que aprobó la idea de legislar, y luego, en marzo del 2022, la Cámara del Senado aprobó también la idea de legislar en general.

Ahora se abrió un periodo dentro del cual se pueden presentar indicaciones u observaciones al texto legal del proyecto con la finalidad de mejorarlo, y es ahí donde desde la Fundación Rompientes han puesto sus fichas para poder contar con una protección real y eficaz de las rompientes. “El texto que se presentó inicialmente nos parecía un poco pobre, creíamos que en la práctica no iban a haber realmente rompientes protegidas”, cuenta Manuela Barros, quien está coordinando este trabajo legal desde la Fundación Rompientes, en una coalición que incluye a la agrupación ariqueña y a otras organizaciones como la Fundación Punta de Lobos y Parley Chile.

En base a los insumos obtenidos a partir de los Diálogos Costeros y a un trabajo de investigación que se realizó el año pasado estudiando mecanismos de protección internacionales y el ordenamiento jurídico actual de Chile, con apoyo de diversos equipos técnicos en materias como la definición de conceptos como la rompiente, se ha logrado generar un articulado mucho más robusto. “Hoy estamos todos tratando de buscar senadores que patrocinen este nuevo texto, pero siempre unidos como coalición”, agrega.

Manuela Barros practica el surf desde hace una década, y se declara una gran fan de este deporte. Hoy vive en Puertecillo, a pasos de una ola izquierda de calidad mundial. Un lugar privilegiado que día a día le recuerda la importancia de la lucha que está liderando. “El contenido del proyecto de ley me ha motivado muchísimo. Como abogada, que me hayan dado la oportunidad de trabajar en esto ha sido un regalo”, cuenta desde la región de O’Higgins.

Pese al pedregoso camino que ha debido transitar, se le nota esperanzada. Sin embargo, reconoce también que le gustaría ver un mayor empoderamiento de la comunidad de tablistas, tal como ocurrió en Perú, caso que representa su gran inspiración por una ley de rompientes en Chile. “Sé que la comunidad está agradecida de esto, y que los chilenos lo quieren y necesitan, pero me gustaría ver un rol un poco más activo”, sostiene Manuela Barros.

¿Qué tan importante es este periodo para poder realizar una mejora sustancial del proyecto de ley?

Es clave. Lo que pasa es que el texto actual le da muchas atribuciones al Ministerio del Deporte, que en la práctica no va a tener (dadas las atribuciones que tiene por ley), entonces queremos cambiar eso y establecer que sea el Ministerio del Deporte el que elabore un catastro de rompientes en coordinación con la ciudadanía y las asociaciones deportivas, y que entregue este registro para que quede a cargo del Ministerio del Medio Ambiente, que sí tiene facultades territoriales para decretar áreas protegidas, santuarios de la naturaleza, etc. La idea es que la rompiente esté inscrita en este registro de forma tal que sea un área oficialmente protegida, y por tanto cualquier proyecto o actividad que se vaya a desarrollar en zona de rompientes, tenga que pasar obligatoriamente, de forma previa, por el Servicio de Evaluación Ambiental. Eso es lo que se quiere hacer hoy, y buscar garantizar de cierta manera el acceso, que también es un gran problema a lo largo de todo Chile. Porque aquí estamos hablando de un estadio deportivo natural, no hay que construirlo, hay que meterse a conservarlo, y es un área pública, entonces el acceso tiene que estar garantizado. Hoy se sabe que si no hay otras vías públicas para llegar a la playa, los predios privados tienen que otorgarlo, pero el problema es cómo se ha interpretado esto. Eso también debiese regularse, aunque siento que ya se escapa un poco de esta ley, porque no es tan amplia. Mi idea es dejar en algún artículo establecido que el acceso a la rompiente tiene que estar garantizado, al menos en los términos de la legislación actual.

¿Cómo les ha ido en la búsqueda de apoyos dentro de la Comisión de Medio Ambiente del Senado?

Hay varios senadores que siento que nos están dando su apoyo, pero es mucho más fácil hacer una ley cuando tienes el apoyo del gobierno, porque el único autorizado para mover plata del Estado en los proyectos de ley es el gobierno. Los proyectos de ley que no cuentan con esa venia favorable del Ejecutivo es difícil llevarlos a cabo, o bien hay que imaginarse otra forma de redactarlos para que no muevan el presupuesto y logren ser aprobados. Es mucho más fácil teniendo el apoyo del gobierno cuando estás tramitando un proyecto de ley, y en el gobierno anterior siempre hubo mucha disposición a la escucha, pero tengo más fe ahora, creo que estamos más alineados con el gobierno actual.

Después del plazo que vence en abril, ¿cómo sigue el proceso del proyecto de ley?

Ya habiendo sido aprobado en general en la Comisión y en la Cámara, ahora viene la aprobación en particular de cada artículo, lo que debe ser aprobado por la Comisión de Medio Ambiente, para luego ir de nuevo al Senado para aprobarse en particular. Y cuando eso ocurra va a pasar recién a la segunda Cámara (de Diputados), donde se repite el proceso. Y si tiene observaciones, vuelve a la primera Cámara (de Senadores).

¿Se ve muy lejana la luz al final del túnel?

La verdad es que no, porque el año pasado avanzamos bien rápido. El hecho de que en un año hayamos logrado obtener la aprobación en general, sobre todo de un proyecto que está vinculado al surf, a veces la gente no entiende la importancia que tiene y le quita el valor, o lo ve como algo muy de nicho, implica que se le ha dado importancia. En ese sentido, la Asociación de Surf de Arica con el senador Durana han hecho un buen trabajo, el senador Kenneth Pugh y la senadora Ximena Órdenes también han apoyado harto. Lo han tomado en cuenta y lo han ido tramitando. Tengo fe, espero que de aquí a dos años ya estemos listos.

Compartir

Más entrevistas

en plataforma costera

27 de abril, 2022

Nuevo varamiento de miles de ejemplares de fardela negra: “Necesitamos tomar medidas urgentes”

Verónica López

08 de junio, 2022

“La política exterior turquesa cobra especial relevancia en la Patagonia”

Daniela Castro

13 de septiembre, 2022

Y la solicitud del ECMPO Weki-Wil: “Se toma muy poco en cuenta la opinión de las comunidades indígenas”

Juan Catín

20 de junio, 2022

“Los humedales costeros eran como el basurero de Chile”

Claudia Silva

02 de junio, 2022

Y los resultados de un nuevo estudio sobre el gaviotín chico: “Uno de los principales desafíos es proteger sitios de nidificación”

Sylvia Hernández