Y el Manual de Rehabilitación de Tortugas Marinas: “Esperamos que si vara una, tenga un poquito más de posibilidades”

Por: Tomás Moggia Cárdenas

Hace algunos días, la ONG Qarapara realizó de manera virtual el lanzamiento oficial del Manual de Rehabilitación de Tortugas Marinas, una publicación digital de distribución gratuita que ofrece información actualizada sobre el manejo y rehabilitación de las distintas especies de este grupo de reptiles. El libro, resultado de un largo y apasionado trabajo de sus autores Sofía Pereira, Marcela Jáuregui y Víctor Zavala, viene a llenar un importante vacío, dado que hasta la fecha no existía una obra de este tipo en español.

Sofía Pereira es una de las autoras de la publicación que ofrece información actualizada sobre el manejo y rehabilitación de las distintas especies de este grupo de reptiles.
Sofía Pereira es una de las autoras de la publicación que ofrece información actualizada sobre el manejo y rehabilitación de las distintas especies de este grupo de reptiles.

Sofía Pereira fue la encargada de liderar este ambicioso proyecto. Médico veterinaria, su ingreso al mundo de las tortugas marinas se dio luego de abandonar lo que venía trabajando para su tesis de pregrado, enfocada en musicoterapia para hembras gestantes de cerdos. Apremiada por las fechas, se comunicó con Rocío Álvarez, su antigua profesora de internado, y en seis meses logró terminar su tesis, esta vez una descripción del stock más austral de la tortuga verde en el Pacífico oriental, que es con la que trabaja Qarapara en Bahía Salado, en la región de Atacama. Un trabajo que consideró la fotoidentificación de individuos a través de las escamas que presentan en el costado de sus ojos, algo así como una huella digital humana, única e irrepetible.

Siempre le habían gustado los reptiles y la conservación, y casi sin quererlo, de un momento a otro, vio como sus intereses empezaban a converger. “Esa investigación sembró la semilla para ver que se puede vivir de la conservación. No es tan difícil de alcanzar”, sostiene.

Trabajando en Qarapara desde el año 2014 como parte del grupo de varamiento y rehabilitación, fue allí donde Sofía Pereira se topó con manuales de rehabilitación y necropsia sin terminar, y que además describían muchas prácticas que a esa altura ya estaban en desuso a nivel internacional. Su partida a Australia la motivó a apoyar a la ONG desde fuera del país tomando esa tarea inconclusa, que tiempo después se nutrió de lo aprendido durante ocho meses de la mano de Daniela Freggi en el Lampedusa Turtle Rescue, el centro de rehabilitación de tortugas marinas más grande de Europa.

“Pensé que no iba a tomarme tanto tiempo, que no iba a ser tan complicado, pero uno se entusiasma. Me compré un libro de medicina de tortugas marinas en inglés, como una biblia del tema, y al leerlo me di cuenta que había un montón de cosas que agregar. Ahí supe que iba a ser un proyecto grande”, cuenta Sofía -hoy residiendo en Dinamarca- sobre el momento en que decidió sumar al resto de los autores de la publicación.

Con la revisión y los comentarios de expertos de diferentes áreas y disciplinas, se preocuparon de elaborar un texto amigable que fuese comprensible para todo el mundo. “Lo hicimos así para asegurarnos que cualquier persona fuera capaz de seguir esas instrucciones sin haber visto antes en su vida una tortuga marina”, explica.

¿Qué esperan lograr con este manual?

Suena súper ingenuo, pero lo que esperamos es que si vara una tortuga, que tenga un poquito más de posibilidades de lograr rehabilitarse. Esa fue la gran motivación de los tres. Sabemos que en Chile los casos de rehabilitación son pocos, mucha gente nos dijo para qué están haciendo un manual si varan muy pocas tortugas en el año, pero aun así, queremos que las pocas que varen, que lo pasen mejor. Por eso lo hicimos lo más amigable posible, con ilustraciones, lindo estéticamente, que no sea agotador leerlo, que tenga la mayor cantidad de imágenes posibles.

En todo este tiempo que has estado vinculada al mundo de las tortugas marinas, ¿has visto cambios, una mayor conciencia en la ciudadanía en torno a las tortugas marinas?

He visto que más gente sabe que existen. Cuando empecé, si no hubiese sido por Rocío, mi profesora de internado, tampoco sabría que existen, pese a haber tenido un montón de ramos en la universidad. Nunca nadie nos mencionó a las tortugas marinas. Siento que hay muchísima gente más que sabe que existen. Somos un área de alimentación, entonces nunca vamos a verlas en la playa, a menos que estén mal. Si quieres ver tortugas marinas en Chile, tienes que ir al norte, a playas que no tienen fácil acceso, lugares restringidos, y sacan la cabeza a tomar aire y se vuelven a meter bajo el agua. Entonces es difícil que la gente empatice con ellas de la forma en que lo hacen donde sí salen a desovar, pero con que sepan que existan, que están ahí, que son súper especiales, que sepan las especies que hay en Chile, yo me doy por pagada.

¿Cuáles son las principales amenazas para las tortugas marinas en Chile?

Las mayores amenazas siguen siendo la pesca, aunque en Chile no mucho, y el problema de nuestras tortugas verdes es la construcción portuaria, el avance del ser humano al final, porque quieren construir termoeléctricas, hidroeléctricas, gaseoductos, y todo eso donde ellas viven, cambia la temperatura del agua. En cuanto a macroplásticos, en las necropcias que participé en Chile, ninguna ha mostrado obstrucción por plásticos. Tenían pedacitos, pero si vas al Atlántico, en Uruguay, se encuentran obstrucciones en que no pasa nada por ahí, un intestino estallado, con rupturas por plásticos, entonces si lo comparamos con ese tipo de problemas, el macroplástico en Chile en realidad no es una gran preocupación. Pero no sé cómo será el microplástico en la toxicidad en sangre.

Este manual era esperado en Chile, pero también a nivel latinoamericano, ¿por qué hacía tanta falta algo así?

Es que hay muy poquita información en español, y en inglés es carísima. El libro en el que me apoyé para hacer este manual me costó 400 mil pesos. Con un sueldo australiano en esa época me lo pude comprar, y porque me gusta. Lo veo como un crecimiento laboral, pero entiendo que un centro de rehabilitación con escasos recursos, donde no todo el mundo habla inglés, menos inglés médico, no puede tener acceso a ese libro. Muy poca gente está dispuesta a gastar esa cantidad de plata en un libro. Nuestra idea es que el conocimiento no debe tener precio. Es que en verdad queremos ayudar a las tortugas, y sabemos que no todo el mundo tiene los recursos para eso, entonces para qué les vamos a dificultar más el trabajo. Por eso decidimos hacerlo gratis.

¿Qué tan importante es proteger algunos sitios relevantes para las tortugas marinas a lo largo de la costa de Chile para ayudar a la conservación y protección de sus poblaciones?

Siempre hace falta que la gente normal se acerque a esto. Podemos levantar muchísima información científica, pero si somos tres personas con cinco papers, no es lo mismo que la comunidad entera de una región o zona, tratando de luchar por los derechos de determinada área. Las tortugas no son solo un animal bonito, son una especie paragua, por lo que al proteger a las tortugas, ayudas a todo el ecosistema que está debajo. Comen pasto marino, que es distinto al alga, entonces esparcen las semillas y así crecen esos campos, y ahí los pescados y mariscos proliferan. Sin las tortugas va a disminuir la pesca local, va a disminuir el ecosistema local también. No es solo que sea un animal carismático. Qarapara ha puesto esfuerzos en educación ambiental en la zona cerca de Bahía Salado, pero claramente falta muchísima más educación ambiental. Creo que la educación ambiental es la clave para acercar la ciencia a la gente y que la gente entienda por qué es importante proteger esto. No es porque la tortuga es bonita, sino porque quizá mi papá es pescador, o porque necesito de esto para comer porque es un recurso alimenticio que deriva del cuidado del ecosistema. La creación de áreas marinas protegidas también ayudaría, pero es una lucha contra la minería, termoeléctricas, y el problema es que como están en el norte, en una zona con mucho interés económico, crear un área sería ideal, ojalá se pueda, pero me parece difícil. Por eso es buena la educación ambiental, así no son solo un grupo de hippies conservacionistas, sino que toda una comunidad la que expresa el malestar por un proyecto, eso tiene mucho más peso.

Compartir

Más entrevistas

en plataforma costera

02 de junio, 2022

Y los resultados de un nuevo estudio sobre el gaviotín chico: “Uno de los principales desafíos es proteger sitios de nidificación”

Sylvia Hernández

02 de marzo, 2023

Nueva ley que endurece regulación en la industria salmonera: “Queremos que esto genere un impacto tanto a nivel nacional como internacional”

Javiera Calisto

23 de mayo, 2023

“La principal problemática en torno a la desalación es que no hay una regulación específica”

Constanza Gumucio

11 de enero, 2024

«Buscamos identificar al lobo fino austral como un centinela de los ecosistemas marinos del sur de Chile”

Diego Pérez Venegas

08 de julio, 2022

Tras la creación del Parque Marino Tictoc-Corcovado: “Vamos a seguir trabajando para convertir esta área en una Reserva Climática”

Carlos Cuevas Cueto