Ley de humedales urbanos: ¿Qué es y por qué es tan importante?

Ricardo Goye Sanzana

ONG Proyecto Adelaida

Los humedales son espacios esenciales para combatir los efectos de la crisis climática, ya que constituyen lugares de gran biodiversidad y entregan innumerables contribuciones ecosistémicas a la población humana, tales como provisión de agua dulce y alimentos, protección frente a eventos extremos, regulación del agua, suelo y clima, además de ser espacios con valores recreativos, educativos e incluso espirituales. En un momento de la historia eran considerados sitios baldíos, foco de enfermedades o “lugares no deseados”. Por suerte, esta concepción negativa sobre ellos ha ido transformándose con el tiempo.

¿Qué es un humedal exactamente? Según la Convención sobre Humedales de Importancia Internacional, conocida como RAMSAR, los humedales son “extensiones de marismas, pantanos y turberas, o superficies cubiertas de agua, naturales o artificiales, permanentes o temporales, estancadas o corrientes, dulces, salobres o saladas, incluidas las extensiones de agua marina cuya profundidad en marea baja no exceda de seis metros”. Chile es un país miembro de esta convención y actualmente existen 16 sitios RAMSAR en el país.

Los humedales son espacios de transición entre el ecosistema terrestre y acuático, por lo que son muy dinámicos y a la vez sensibles a perturbaciones. Hoy se encuentran altamente amenazados por acciones de origen humano (antrópico), siendo las más comunes el desarrollo inmobiliario, los residuos sólidos domiciliarios, residuos líquidos industriales, las especies exóticas introducidas altamente invasoras, entre muchas otras.

Debido a la compleja situación por la que atraviesan los humedales a lo largo de Chile, el año 2020 se promulgó la Ley N°21.202, la “Ley de Humedales Urbanos”. Esta normativa busca que todo humedal urbano sea conservado y protegido a través del cumplimiento de diez criterios mínimos de sustentabilidad:

  1. Conservación, protección y/o restauración de las características ecológicas del humedal. (art 3 i)
  2. Mantención de la conectividad biológica de los humedales urbanos. (art 3 ii)
  3. Mantención de la superficie de humedales urbanos (art 3 iii)
  4. Mantención del régimen y conectividad hidrológica de los humedales urbanos. (art 3. b. i)
  5. Enfoque de manejo integrado de recursos hídricos. (art 3. b. ii)
  6. Enfoque de desarrollo sustentable, integrando las dimensiones sociales, económicas y ambientales. (art 3 c. i)
  7. Integración de los humedales urbanos como infraestructura ecológica de las ciudades. (art 3 c. ii)
  8. Participación efectiva y gobernanza para la conservación y protección de humedales urbanos. (art 4 i)
  9. Gestión adaptativa y manejo activo del humedal. (art 4 ii)
  10. Educación ambiental, formación integral e investigación para la protección y conservación de humedales urbanos. (art 4 iii)

Para ser declarado humedal urbano es necesario que éste se encuentre al interior de un límite urbano de forma parcial o total (cada municipio debe tener información respecto a estos límites en el Plan Regulador Comunal (PRC) y el Plan Regulador Intercomunal (PRI) consultar a SERVIU, vía ley de transparencia), y cumpla con al menos uno de los siguientes tres criterios de delimitación: 1) presencia de vegetación hidrófita, 2) presencia de suelos hídricos y/o 3) presencia de un régimen hidrológico de saturación, ya sea de forma permanente o temporal.

Existen solo dos vías para presentar solicitudes de declaración, la primera es vía oficio del propio Ministerio del Medio Ambiente, y la segunda corresponde a iniciativas municipales por declarar humedales que se encuentren al interior de su territorio. En ambos casos se deberá entregar una delimitación inicial (polígono) debidamente justificada para que el humedal pueda ser acogido a trámite.

A pesar de que la sociedad civil no posee la atribución para presentar solicitudes de declaratorias, puede entregar información relevante que se tenga sobre un humedal que no haya sido previamente declarado o que no se encuentre en proceso de trámite a través de los canales de las Oficinas de Información, Reclamos y Sugerencias (OIRS) de cada Municipio o del propio Ministerio del Medio Ambiente.

Sin perjuicio de lo anterior, una vez que un humedal ha sido acogido a tramitación se inicia un plazo de 15 días para recepción de antecedentes, en los cuales la sociedad civil puede realizar sus respectivos aportes para complementar la información inicial. De esta forma, una vez revisado los nuevos antecedentes y en complemento con distintas metodologías, que generalmente involucran visitas en terreno y análisis de imágenes satelitales por parte de las instituciones participantes, se revisan los límites iniciales y se entrega una delimitación final para su declaración oficial.

Esquema de la declaratoria de humedales urbanos.

A la fecha se han declarado 100 humedales urbanos en el transcurso de tres años desde su entrada en vigencia, lo que equivale a más de 11 mil hectáreas distribuidas a lo largo de 15 regiones del país, y actualmente están en proceso de tramitación 88 nuevos humedales urbanos. Los humedales ya declarados por ambas vías los puedes encontrar aquí.

Sin duda aún queda mucho por hacer en la protección de estos espacios, considerando que tras la declaración viene un proceso en la elaboración de un plan de manejo, por lo que es un primer paso para acercarnos al cuidado efectivo del valor ecológico, social y cultural de estos sitios. Esta herramienta legal constituye un gran esfuerzo por mejorar su situación actual y contribuir hacia un futuro en armonía con estos grandes ecosistemas.

Es importante saber que todos los humedales, sin importar su categoría de rural o urbano, deben ser protegidos y cuidados, por esta misma razón se está trabajando para que la ley no diferencie, y que pueda acoger a todos los humedales del país.

Biografía

Ricardo Goye Sanzana es geógrafo de la Universidad de Chile, apasionado por la fauna y los ecosistemas en general, con interés particular en las áreas de trabajo de planificación territorial, conectividad ecológica y conservación de la biodiversidad. Actualmente trabaja en humedales y es voluntario en la ONG Proyecto Adelaida.

Compartir

Más columnas

de opinión

08 de octubre, 2021

“Playas sin Autos”: sensibilizando en torno a una amenaza que recae sobre las aves playeras migratorias

Por Franco Villalobos

06 de marzo, 2023

Recuperar espacios amenazados

Por Luis Araya Barros

03 de enero, 2021

Cambiar la estrategia de desarrollo conservando humedales

Alejandra Figueroa

07 de enero, 2022

Murales: experiencias comunitarias de educación ambiental

Por Liliana Plaza Cancino

10 de diciembre, 2021

Gobernanza local para la conservación costero-marina

Por Ricardo Álvarez