Bahía Chascos: un amenazado refugio para las tortugas marinas en Chile

Por Carla Pavez Díaz

ONG Qarapara

El 16 de junio se conmemora el Día Mundial de las Tortugas Marinas en honor a uno de los pioneros en su conservación, Archie Carr. Esta fecha tiene la finalidad de concientizar sobre sus amenazas y necesidad de conservación, cuestión relevante en la actualidad, ya que son uno de los grupos más amenazados del mundo: de las 7 especies que existen, 6 se encuentran con algún problema de conservación y una no cuenta con datos suficientes para determinar su estado. ¿Qué las ha llevado a esta situación?

Las tortugas marinas son de los reptiles más antiguos del planeta. Su ciclo de vida es complejo porque abarca distintos hábitats en su desarrollo, con extensas migraciones entre sus zonas de alimentación y las playas de desove y, adicionalmente, alcanzan su madurez sexual a una edad tardía. Estas características las exponen a múltiples contextos geográficos y culturales, y a amenazas tanto naturales como antropogénicas. De hecho, 1 de cada 1000 tortugas llega a la etapa adulta.

Dentro de las principales amenazas causadas por los humanos se encuentran la contaminación, la pesca incidental, la crisis climática y la pérdida de hábitats. Y nuestro país no es excepción frente a estas problemáticas.

En Chile contamos con 5 especies de tortugas marinas: la tortuga laúd (Dermochelys coriacea); tortuga olivácea (Lepidochelys olivacea); tortuga cabezona (Caretta caretta); tortuga verde (Chelonia mydas); y tortuga carey (Eretmochelys imbricata), esta última solo presente en Rapa Nui. Estas vienen a realizar algo fundamental en su ciclo de vida: alimentarse.

Desde ONG Qarapara, organización dedicada a la investigación y conservación de estos reptiles marinos en Chile, hemos visto cómo durante los años que llevamos estudiándolas, la amenaza de la pérdida de sus hábitats es una constante. La Termoeléctrica Castilla, Copiaport-E y Andes LNG son proyectos que han buscado emplazarse durante los últimos años en una zona particular: Bahía Chascos.

A 80 kilómetros al sur de Copiapó, en la región de Atacama, se encuentra esta bahía que combina las características del desierto más árido del mundo, arena y mar. Allí habitan múltiples especies, tanto marinas como terrestres; muchas de ellas endémicas, como la iguana chilena, y otras con problemas de conservación, como el pingüino de Humboldt. Este apartado lugar es el sitio de alimentación más austral del Pacífico Oriental para la tortuga verde y uno de los dos lugares en el país que cuenta con una agregación estable de esta especie.

Sin embargo, las características que hacen de esta bahía un ecosistema único digno de conservar, para otros es un lugar idóneo para la instalación de industrias que no consideran la conservación del medio ambiente.

El caso de Andes LNG

Este es un megaproyecto que contempla un terminal gasífero, un gasoducto y una central generadora que afectaría la Bahía y también el Desierto Florido. El proyecto ingresó su Estudio de Impacto Ambiental (EIA) en junio de 2016, realizando tres instancias de participación ciudadana, en las que se ingresaron más de 280 observaciones desde distintas organizaciones y personas de la sociedad civil, entre ellas ONG Qarapara.

Lamentablemente, en mayo de 2019, la Comisión de Evaluación Ambiental de la región de Atacama lo calificó favorablemente. Frente a esto, distintos observantes consideramos que las observaciones realizadas durante el proceso de evaluación ambiental no fueron correctamente respondidas ni consideradas, por lo que se presentaron distintos recursos de reclamación ante el Comité de Ministros.

Sin embargo, recientemente se obtuvo una noticia positiva desde el Comité, que acogió las 15 reclamaciones interpuestas y rechazó el proyecto Andes LNG. Si bien hasta el momento no existe un acta donde se indiquen las razones del rechazo, desde nuestra organización vemos esto como una muestra de la importancia de Bahía Chascos, su biodiversidad y de la tortuga verde, especie en peligro de extinción.

Necesidad de protección

La agregación de tortuga verde que habita en Bahía Chascos es especial: sus individuos son principalmente juveniles que permanecen allí hasta alcanzar una madurez sexual e iniciar su migración hacia zonas reproductivas, siendo así un sitio de importancia para el desarrollo de esta especie. Por ello, desde la comunidad se ha impulsado la creación de un Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos. Estas son “áreas marinas geográficamente delimitadas que reconocen la multiplicidad de actividades y realidades económicas, sociales y ambientales que se manifiestan en ella y, en consecuencia, las ordena con una perspectiva de sustentabilidad”. Esta solicitud fue presentada el 2018 por la Municipalidad de Copiapó, y actualmente nos encontramos a la espera de una respuesta.

Mientras tanto, desde Andes LNG pueden ingresar una reclamación frente a la decisión del Comité, y la instalación del proyecto portuario Copiaport-E aún es una posibilidad. Las amenazas presentes y futuras en la bahía manifiestan la necesidad de una protección efectiva que permita mantener la dinámica de este ecosistema y el ciclo de vida de las tortugas marinas.

Biografía

Carla Pavez Díaz es administradora en ecoturismo y diplomada en comunicación de la ciencia. Miembro de la ONG Qarapara desde el 2017 y subdirectora de la misma organización durante los últimos tres años. Sus áreas de interés son la educación y comunicación ambiental.

qaraparatomachi@gmail.com

Compartir

Más columnas

de opinión

28 de septiembre, 2021

Un parque marino para la protección de la ballena azul

Por Carlos Cuevas

08 de agosto, 2020

Desafíos para la conservación marina en Chile

María José Martínez Harms

01 de agosto, 2020

Comunas costeras 2050

Cristóbal Barros

21 de abril, 2023

Influenza aviar y su afectación en mamíferos marinos

Por Rosa Tapia Cárdenas

09 de agosto, 2022

Isla Santa María: un refugio para la biodiversidad de las aves

Por Rosa Tapia Cárdenas y Eduardo Torres Lara