Rutas de Ecoturismo Marino

Rutas de Ecoturismo Marino en Aysén.

Rutas de Ecoturismo Marino en Aysén.

Estado

Ejecutado

El Ecoturismo Marino en los fiordos de la Patagonia chilena es un conjunto de rutas y experiencias que Fundación Aysén Mira el Mar se ha dedicado a prospectar en tres ocasiones. La última de ellas fue Puerto Cisnes – Melimoyu- Puerto Gala – Puerto Raúl Marín Balmaceda.

La región de Aysén posee uno de los paisajes de fiordos más extensos del mundo, resultante de procesos geomorfológicos recientes, asociados al Holoceno tardío (25.000 antes del presente) y a una fuerte actividad glaciar cuyo retroceso dio paso a la creación de paisajes y ecosistemas que fueron habitados por personas dedicadas a la caza, pesca y recolección desde hace miles de años. Estas poblaciones nómades habitaron los fiordos, significándolos y co-creando relaciones de coexistencia con la naturaleza. Animales, bosques, lluvia, mar, vientos, glaciares y estrellas siguen siendo parte de la cotidianidad del vivir en los fiordos de Aysén. Esta región es una de las últimas del planeta en ser colonizadas por la sociedad occidental. Actualmente, una trama de 12 localidades costeras e insulares habitan de manera permanente, desarrollando socioeconomías y cultura en base a relaciones con la naturaleza, donde el ecoturismo marino destaca por superar el extractivismo como única forma de relación, incorporando la educación ambiental, investigación y desarrollo de las culturas y las artes.

Las Rutas de Ecoturismo Marino buscar reconocer ese territorio, que otras veces es llamado maritorio, intentando recordarnos el hecho de que los hogares no están sólo en tierra, no sólo en las localidades, sino también en las embarcaciones, en las playas, en las faenas de pesca, allá lejos, en el mar. Las Rutas de Ecoturismo Marino nos permiten entender la conservación de la naturaleza desde la interconexión de sus paisajes y elementos que alguna vez vimos por separado; y de paso, hacer de esto un eco en la forma en cómo vivimos o trabajamos en nuestros territorios. Así también interesarnos por resignificar los espacios de conservación (áreas protegidas) desde prácticas y experiencias directas en naturaleza que nos permitan volver a ser parte del “sentido común” de los ecosistemas.

Resultados del Proyecto

¿Qué es una Ruta de Ecoturismo Marino? Es una ruta que pone en valor diferentes elementos naturales y culturales del paisaje. En Fundación Aysén Mira el Mar entienden este concepto como aquella «actividad productiva basada en experiencias de visitantes que aportan al desarrollo económico local de los habitantes de las comunidades donde se realiza, promoviendo la conservación/restauración de las naturalezas».

La información se levanta a través de un trabajo de campo con un equipo multidisciplinario y con metodologías participativas (IAP), conectando así:

  • Personas y comunidades
  • Áreas silvestres protegidas en sus porciones marinas y terrestres.

Con metodologías propias del trabajo de Aysén Mira el Mar, durante febrero del año 2024, el equipo de la organización se embarcó en una lancha rápida desde Puerto Cisnes hacia Puerto Gala, Melimoyu y Puerto Raúl Marín Balmaceda.

El grupo contó con la presencia de Gabriela Mallea de la ONG Phanthalassa, experta en identificación de grandes mamíferos marinos. Relevante fue la interacción que pudimos observar entre estos animales y el tráfico marino de la zona, destacando la importancia de conocer y respetar las buenas prácticas de avistamiento.

“Dentro de la regulación nacional sobre avistamiento de fauna marina se establecen diferentes distancias mínimas de aproximación. Para el caso de pequeños cetáceos, como los delfines, marsopas y zifios, solo podemos acercarnos hasta 50 metros, en el caso de cetáceos mayores, como ballenas y cachalotes, esta distancia es de 100 metros, y para la ballena azul, esta distancia aumenta a 300 metros. Por último, para la ballena franca austral (Eubalaena australis), solo se permite su avistamiento desde plataformas terrestres. Además de esto, la forma en como la embarcación se aproxima a los cetáceos es crucial. Esto debe hacerse de manera lenta, desde la parte posterior hacia donde se encuentran el o los animales, manteniéndose de manera paralela hacia la dirección donde estos se dirigen. Es importante no separar grupos de animales durante el avistamiento, especialmente si se trata de madres con crías; en estos casos el avistamiento debe realizarse desde el lado donde se encuentra la madre. Si bien muchas especies de cetáceos tienden a ser animales curiosos y suelen acercarse a las embarcaciones, es importante mantener la distancia. Si ocurre un acercamiento, se debe mantener el motor de la embarcación en neutro y luego retirarse de manera lenta. También se recomienda que el avistamiento no supere los 30 minutos y que no hayan más de dos embarcaciones presentes en el evento. Estas deben mantenerse al mismo lado del individuo avistado, evitando realizar un 'callejón'. En el caso de observar cualquier conducta de evitación por parte de los animales, se recomienda retirarse del lugar. Es esencial realizar un avistamiento respetuoso, evitando cualquiera conducta de persecución, de esta manera evitamos que delfines y ballenas perciban de manera negativa a las embarcaciones”.

Gabriela Mallea
ONG Phanthalassa

Desafíos y Necesidades

El visitante que llega a la Región de Aysén tiene la necesidad de conectarse a través de la “conservación”. El maritorio, por otro lado, es un concepto que emerge desde la necesidad de visibilizar la vida insular y litoral, como país y también como región austral. Estas dos situaciones conforman una gran oportunidad para promover el desarrollo endógeno y desde las capacidades locales de las comunidades insulares y costeras de la Región de Aysén.

Por otro lado, y desde una perspectiva de planificación, se necesitan instancias reales para repensar la territorialidad desde nuevos quehaceres, y el aporte según la perspectiva de Aysén Mira el Mar es hacerlo desde el ecoturismo marino. Conceptualmente, se entiende como una nueva actividad productiva no extractivista que trae beneficios en múltiples dimensiones y que es acorde a las estrategias de desarrollo que existen en Aysén. Vivencialmente, en la organización son conscientes que las rutas náuticas presentan oportunidades de conectar una zona archipelágica y de fiordos. Estas rutas promueven y apoyan la articulación y empoderamiento de los operadores de turismo náutico, contribuyendo al desarrollo de una actividad turística planificada y a su vez, a gestionar la conservación de la zona insular y costera.

Los principales desafíos tienen que ver con seguir prospectando rutas de ecoturismo marino y demostrar que esta actividad económica es un aporte al desarrollo local y a la conservación de los territorios donde se realiza. Conseguir financiamiento a largo plazo es un desafío que plantea la necesidad de implementar nuevas metodologías que permitan apalancar recursos desde diferentes fuentes de financiamientos con objetivos claros, pero innovando en la forma de desarrollar este tipo de proyectos.

De acuerdo a Aysén Mira el Mar, su principal estrategia ha sido la asociación con entidades académicas y al desarrollo de investigaciones participativas para la puesta en valor del patrimonio natural y cultural. Este año 2024 contarán con un espacio físico de trabajo en la localidad de Puerto Raúl Marín Balmaceda, llamado “Estación para la conservación de la naturaleza aplicado al territorio – Aysén Mira el Mar”.

Organización a Cargo del Proyecto

Fundación Aysén Mira el Mar.

Socios y Socias

Comunidades anfitrionas de Puerto Gala, Melimoyu y Puerto Raúl Balmaceda, además de Gabriela Mallea Rebolledo, de ONG Phantalassa.

Financiadores

Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, convocatoria 2023.

Fecha de Comienzo – Fecha de Finalización

2024.

Región

Región de Aysén.

Ubicación

Las Rutas de Ecoturismo Marino se han estado desarrollando desde el año 2021 en el maritorio de la comuna de Cisnes. Las prospecciones incluyen zonas costeras y marinas alrededor de la isla (y Parque Nacional) Magdalena, el fiordo Puyuhuapi, seno Gala, Canal Refugio, fiordo Piti Palena (también áreas marinas protegidas). En el recorrido se han podido realizar actividades de ecoturismo marino alojadas en los servicios de prestadores de Puertos Cisnes, Puyuhuapi, Gala, Gaviota, Melimoyu y Raúl Marín Balmaceda.

Contacto

María Jesús Montti

jezu.montti@gmail.com / aysemiraelmar@gmail.com

Compartir

Más proyectos

de nuestra comunidad

Ejecutado

Rutas de Ecoturismo en el Fiordo Piti Palena

Fundación Aysén Mira el Mar