¿Qué buscan las algas en sus parejas? Revelador avance sobre la selección sexual en algas rojas

Núcleo Milenio MASH

MASH pretende ser el primer centro chileno dedicado a la generación de conocimiento esencial para futuras innovaciones en la producción de macroalgas.

Publicada en la revista Proceedings of the Royal Society B, esta investigación se centra en la especie Gracilaria gracilis, encontrada en varias costas alrededor del mundo.

A través de esta investigación pionera, las científicas y científicos nos invitan a considerar si incluso estos organismos, generalmente percibidos como simples en términos de reproducción, podrían participar en procesos evolutivos complejos y sutiles como la selección sexual.

El alga roja Gracilaria gracilis creciendo en pozas de agua poco profundas en el Norte de Francia (Foto por Christophe Destombe)

¿Qué es la selección sexual?

La selección sexual, un pilar en la teoría evolutiva desde Darwin, ha sido extensamente estudiada en animales, particularmente en especies con conductas reproductivas avanzadas y elecciones conscientes.

Esta selección es reconocida por fomentar el desarrollo de atributos notables en los machos, como los cuernos en ciervos o el plumaje vistoso de los pavos reales, que, aunque reducen la supervivencia, incrementan el éxito reproductivo.

Crucialmente, el estudio se relaciona con los Principios de Bateman, fundamentales en biología evolutiva. Estos principios sostienen que, en especies de reproducción sexual con diferencias de tamaño de gametos, se espera mayor variabilidad en el éxito reproductivo de los machos comparado con las hembras.

Observados inicialmente en animales, sugieren que los machos, al invertir menos en la producción de gametos, tienen mayor variabilidad en su éxito reproductivo, dependiendo de su capacidad para aparearse con múltiples hembras.

¿Cómo se aplican los principios en G. gracilis?

Al aplicar estos principios a G. gracilis, los investigadores descubrieron una variabilidad significativa en el éxito reproductivo de los machos, proporcionando una nueva perspectiva sobre cómo la selección sexual puede operar en organismos tradicionalmente no incluidos en este marco.

A diferencia de los ejemplos animales, las algas, vistas como organismos reproductivamente simples, no habían sido consideradas en este contexto. Sin embargo, este estudio cambia dicha percepción.

Técnicas de estudio

El equipo de investigación, liderado por Emma Lavaut, Myriam Valero, Stéphane Mauger, Marie-Laure Guillemin, Christophe Destombe y Mathilde Dufaÿ, realizó un análisis exhaustivo de la reproducción en una población de G. gracilis.

Empleando técnicas de marcadores moleculares y pruebas de paternidad en cerca de 1500 descendientes, pudieron identificar factores que influyen en el éxito reproductivo de ambos sexos.

La Dr. Emma Lavaut midiendo y colectando cientos de individuos de Gracilaria gracilis para futuros tests de paternidad (Foto por Christophe Destombe)

“Este trabajo es el primero que demuestra con estas herramientas que existe selección sexual en algas. Históricamente se había planteado que la selección sexual solamente existía en animales que tenían capacidades de pensar y de tomar decisiones. Pero todos los invertebrados y obviamente las plantas no estaban incluidas dentro de este grupo de organismos bajo selección sexual. Desde hace muy poco tiempo se ha abierto la idea de que la selección sexual existe en plantas y es una fuerza importante que moldea el genotipo y el fenotipo de estos organismos”, comenta la Dra. Marie-Laure Guillemin, quien es una de las investigadoras principales del Núcleo Milenio MASH y también parte del equipo que realizó esta investigación.

Algunos resultados singulares del estudio

Aunque G. gracilis no presenta un dimorfismo sexual claro (los machos y las hembras no son fácilmente distinguibles por su apariencia), los resultados revelaron una variabilidad significativa en el éxito reproductivo de los machos, con algunos alcanzando mayor éxito que otros. Esto sugiere la existencia de características aún desconocidas que influyen en dicho éxito.

Además, el estudio desveló que, aunque elementos como la cercanía física a las hembras y el tamaño de los machos juegan un papel en el éxito reproductivo, hay otros factores esenciales aún por explorar.

Se sugiere que, similar a las plantas donde los insectos y otros animales asisten en la dispersión del polen, en G. gracilis, la selección sexual podría beneficiar a aquellos machos que atraen de manera más efectiva a animales marinos o cuyos gametos tienen mayor eficacia en el desplazamiento hacia las hembras.

Hembra de Gracilaria gracilis liberando esporas un mes después de la fecundación con el gameto macho. (Foto por Wilfried Thomas)

Desafiando la visión tradicional de la ciencia

Este descubrimiento aporta una nueva perspectiva sobre los procesos de selección en especies anisógamas (caracterizadas por una gran diferencia en el tamaño de los gametos entre sexos), como las algas rojas, al sugerir posibles procesos de selección sexual en estos organismos.

Estos resultados impulsan un replanteamiento sobre cómo interpretamos la selección sexual en un espectro más amplio de la vida, desafiando la visión tradicional y abriendo caminos para futuras investigaciones en biología evolutiva.

Revisa el estudio completo aquí
Compartir

Más noticias

de interés

06 de junio, 2023

Estudio destaca a chefs y dueños de restaurantes como actores clave en la sustentabilidad de los recursos marinos

Pesca y Acuicultura

31 de agosto, 2023

Plan piloto de comercialización busca darle valor a la pesca artesanal de merluza austral en la región de Aysén

Pesca y Acuicultura

01 de diciembre, 2023

Estudiantes del Liceo de Tongoy realizan muestreo de zooplancton en la bahía

Pesca y Acuicultura

14 de julio, 2023

Encuesta entrega luces para fortalecer la gobernanza de los territorios costeros

Conservación Marina/Costera