Inauguración Refugio Marino de Maitencillo

En una fría y encapotada mañana, un entusiasta grupo de alrededor de 30 niños y niñas de segundo y tercero básico de la Escuela de Maitencillo llegó hasta la caleta local para participar de una fiesta por el cuidado del medioambiente: la inauguración oficial del Refugio Marino de Maitencillo.

Más de cinco años han pasado desde que se inició este proceso de co-creación surgido de una alianza entre el Sindicato de Pescadores de Caleta Maitencillo y la Fundación Capital Azul. El objetivo era establecer una pequeña área marina protegida ubicada dentro del Área de Manejo y Explotación de Recursos Bentónicos (AMERB) administrada por los pescadores artesanales para conservar y regenerar el ecosistema y su biodiversidad.

Con una extensión de 15 hectáreas y emplazada justo frente a la playa La Caleta, esta zona de resguardo (no extractiva) vivió un hito dentro de su proceso de socialización al comenzar su etapa de apertura a la comunidad, buscando involucrarla activamente en torno al refugio marino. Los niños y niñas iniciaron un recorrido por la caleta guiados por pescadores locales e integrantes de Capital Azul, para luego visitar unos estanques con algunos de los habitantes más emblemáticos del refugio marino: locos, lapas, erizos, caracoles y estrellas. Las lecciones y aprendizajes de la experiencia fueron plasmados después en el papel a través de una actividad artística que les permitió dar rienda suelta a toda su creatividad, yéndose cada uno a sus casas con material educativo y con la tarea de seguir difundiendo entre sus familiares y amigos sobre la importancia del refugio marino y el cuidado de la naturaleza.

La jornada de inauguración oficial del Refugio Marino de Maitencillo continuó por la tarde con un pequeño conversatorio en el que participaron los integrantes del Sindicato de Pescadores Artesanales de Caleta Maitencillo, algunos pares de otros sindicatos donde también se han logrado establecer refugios marinos, autoridades, miembros de la Fundación Capital Azul y de otras organizaciones locales. Todo esto en medio de un grato ambiente con miras a seguir trabajando de manera colaborativa por la conservación marina y la resiliencia de las comunidades costeras.

Compartir

Más documentales

Biblioteca Plataforma Costera

Voces del Maritorio Minchemawida Chaitén